David Grosclaude, periodista, asesora regional en huelga de hambre en el Consejo Regional de Aquitania

Aquí está la carta y la petición de David Grosclaude, consejero regional de Aquitania, que inició una huelga de hambre para protestar por su apego a la lengua Occitane ahora amenazado por el Estado francés.

http://david-grosclaude.com/categoría / mespresats /

https://www.change.org/p/gr%C3% A8ve-de-la-hambre-para-la-lenguaje occitano-DC-gouvernementfr-fhollande?reclutador = 30236111 y utm_campaña = signature_receipt yutm_medium = email & utm_source =share_petition

sin nombre

Chères amies / Chers amis,

Basta ya de desprecio por nuestra lengua!

Desde el estado de desprecio por nuestros signos del lenguaje tienen éxito y se multiplican. Con la última, la acumulación me obligó a tomar medidas para el cual solicito su acción soutien.C'est a favor de la dignidad de nuestro compromiso con el reconocimiento de la lengua occitana.

Me siento ese día, en el vestíbulo del hotel en Burdeos y comencé una huelga de hambre. Quiero denunciar la falta de acción propuesta por el Estado los servicios de un proyecto votado por la asamblea regional de Aquitania y por la asamblea regional de Midi-Pyrénées, en junio de 2014. Ha pasado casi un año!

Este proyecto, para ver el día oficialmente, no requiere la publicación de un decreto en el Boletín Oficial. Se trata de la creación de la Oficina de la Lengua Occitane Pública (OPLO) en forma de un Grupo de Interés Público (GIP). Será un organismo interregional para promover una política en favor de la lengua occitana en varias áreas y decididamente orientada hacia el desarrollo de la lengua. Esto es para asegurar que el número de hablantes sigue disminuyendo y aumenta con el tiempo. Es por eso que se dio principalmente hacia las generaciones más jóvenes.

Como las discusiones en dos asambleas regionales se tratan con tan poca consideración -por no decir con mépris- no es aceptable. Esto sólo da munición a aquellos que piensan que la política es sólo para hacer promesas que uno no espera. ¿Qué van a decir a continuación, si las decisiones adoptadas no se aplican?

Cuando dos regiones decidieron aplicar una política común de promover nuestra lengua, que es conocido por ser amenazado, el Estado no sólo brilla por su ausencia, pero se cuelga. Este es también el caso en otras cuestiones relativas a nuestro idioma.

Este bloqueo del Estado central a la hora de tratar el tema de las llamadas lenguas regionales se repitan. Hay renuencia cada vez que el tema de la lengua se pone en debate. ¿Acaso no es el caso hoy en día con la reforma de la universidad? ¿Cuál será la enseñanza de la lengua occitana y el occitano? Los temores son grandes y justificadas desde mi punto de vista.

Se me pidió en 2013 para participar en los trabajos de una comisión sobre la pluralidad lingüística, a iniciativa del Ministro de Cultura. La comisión entrevistó a decenas de personas, trabajó durante varias semanas, y requiere muchas reuniones. Un informe fue publicado, con propuestas muy prácticas y de fácil aplicación; no ha habido ninguna acción. ¡Qué desperdicio!

Quiero hacer hincapié en que, como representante electo, trabajé en la Oficina del proyecto Pública con el apoyo del Presidente de la Región de Aquitania y con el apoyo total de los servicios y en perfecto acuerdo con mi colega de Midi Pirineos.

Si bien el mandato de la regional electo llega a su fin creo que tengo que responder. Asumo mis responsabilidades como elegidos y todo el mundo debe tener la suya.

Hay una cerradura y, desde mi punto de vista, de desprecio. Tiene la palabra el Estado y en especial sus servicios centrales. Debe ser que esta situación continúa.

Usted sabe que mi compromiso con el idioma, yo cuento con su apoyo.

Gracias.

David Grosclaude